sábado, 9 de abril de 2011

Ruta por Madrid, restaurante Balzac (CERRADO)

Buenas a todos, después de recorrer una pequeña parte de Londres, en esta ocasión, por determinadas circunstancias me tocó ir a Madrid, y aprovechando la coyuntura, pues aproveche e hice una pequeña ruta por algunos de los restaurantes de la capital.

Como el post anterior me pareció demasiado largo, en esta ocasión lo voy a separar por restaurantes, así se hará más fácil de leer y le podré dar más dinamismo a la página, que el calor a uno lo vuelve un poco más vago, y si ya antes tardaba 2-3 semanas en publicar ahora no me lo quiero ni imaginar, así que procuraré evitar tanto retraso.

Pues empezamos con la ruta.

El primer restaurante que pisé fue el Balzac (C/ Moreto 7, tras el museo del Prado, www.restaurantebalzac.net) tuve noticia de este sitio a través de uno de los programas de canal cocina, entrevistaron al jefe de sala Jose Maria Marrón, en la que se vio transparencia y sinceridad sobre la gestión y trabajo en el restaurante, eso me llamó la atención y desde entonces quise ir a Balzac. Y he de decir que no defraudó en absoluto.

Local con ambiente literario, biblioteca, y empapelado de textos, sala amplia y separación de mesas buena, sillas de cuero, detalles cuidados, un placer sentarse a una de sus mesas.

Para comer, pedí el menú degustación, como aperitivo, Hummus garbanzo y paté de oliva negra, sabroso, con un buen punto de sal y cremoso, combina muy bien con el paté de aceituna negra, sin enmascarar sabor.


Como primer plato, ensaladilla rusa, quizá el plato más flojo, con un punto quizá excesivamente avinagrado, pero a pesar de ello, bien cuadrada. Ración generosa.



Segundo plato, ensalada templada con salmonete, excelente vinagreta con pesto, y un muy buen trabajo del pescado, piel crujiente y sabrosa, conservando un punto crudo en su interior. Excelente plato.



Tercer plato, huevo escalfado con habas baby y jamón iberico, la acidez que desprende la haba baby fresca se compensa muy bien con el huevo y el sabor salado que aporta el jamón, un plato completísimo en textura y sabor.



Cuarto plato, bacalao, en tinta de sepia y pisto con pan pizza. Este plato fue increíble, bacalao fresco, con un pisto con una acidez justa, y el detalle del pan pizza te permite "jugar" con el plato y darle más versatilidad que solo el cuchillo y el tenedor.



Quinto plato, Magret de pato con mostaza antigua. Simplemente el mejor del menú, y el mejor magret que he comido hasta la fecha (con el permiso de Modesto), la mezcla de la mostaza con jugo de mango, le da un punto dulce y acido, que cuadra a la perfección, carne poco hecha, sabrosa. De verdad un gusto al paladar.



Postre, leche frita y fruta, plato a nivel cromatico, perfecto, en realidad son varios postres en uno, por un lado la leche frita, el buñuelo de chocolate (a los amantes de chocolate se os caería la baba con este), sorbete de mandarina, y la fruta fresca, postre completo y muy bueno, excelente trabajo.



Como maridaje, decir que la carta es bastante amplia, aunque hablando con Jose María, me comentó que la había reducido bastante por culpa del tema de la crisis, y la poca salida que tienen algunos vinos, por ese mismo motivo, tienen muy poca variedad en vino por copas, y siendo un menú tan largo y viendo que los precios en carta están más que ajustados, salía a cuenta pedirte una botella de vino, en este caso fue una garnacha del sur de Madrid, Monroy, que quizá peca de alcohol no integrado del todo, pero que mantiene sabor frutal en boca. Acompañó bastante bien el menú.

Tras terminar, tuve la oportunidad de hablar con el jefe de cocina Gonzalo Omiste, todo un placer conocerle, pues entre él y Jose María reflejan esa filosofía del trabajo hecho desde la base, que no es más que trabajo y dedicación a la cocina y al cliente.

Precio del menú 45-50€, a eso sumarle vino 18€ y copa, Lagavullin 16 años, que por cortesía de la casa me invitaron.

Mi inicio en Madrid no pudo ser mejor, tanto por la comida como por el trato recibido. Un placer que si vais a Madrid no debéis dejar pasar.

Un beso para vosotras y un abrazo para vosotros.

3 comentarios:

fjredondo dijo...

A mi, en cambio, no terminó de convencerme este local. Me dejó un tanto frío sin decir que está mal.
En general, en el aspecto cocina estuvo bastante bien, original, elaborada, raciones dignas, el menú variado aunque algún plato mejor que otros. Lo más flojo, la parte de los postres. El local tranquilo, espacioso, decoración agradable. El servicio, bien por parte del jefe de sala, flojo por parte del camarero del salón principal al que faltaba entusiasmo y atención a los detalles. El ritmo correcto, ni demasiado atropellado, ni esperas interminables entre plato y plato. La relación calidad precio bastante buena. Recomendable para ocasiones especiales sin que se dispare el presupuesto en exceso.

Juan López dijo...

Lamento que no te gustara la experiencia en Balzac. Si bien es cierto que no es un sitio para ir todos los días y estoy de acuerdo contigo en que es un lugar para ocasiones puntuales, pasarlo bien y sin salir con la cartera muy dolorida.

Un saludo.

Juan López dijo...

Por desgracia, este restaurante ha cerrado sus puertas. Desde aquí, les deseo la mejor de las suertes a todo el equipo.

Un saludo.