lunes, 13 de febrero de 2012

Restaurante La Ballena, cambia como la marea.

Buenas a todos, en esta ocasión recuperaré un restaurante para ampliar la ruta por el paseo Buenavista del Grao. Restaurante La Ballena (Paseo Buenavista 4. tlf: 964283593). Un sitio capaz de lo mejor y por desgracia, a veces de lo peor.

El local está como he dicho en el paseo marítimo del grao de Castellón, es un local pequeño con decoración marinera, en el que conviene reservar, en fin de semana sobretodo. Aunque si podéis ir entre semana mejor, pues la locura que supone la cocina no es la misma y se le puede prestar más atención al punto de arroz.

Para mí, es en este restaurante donde consiguen el mejor punto del arroz seco, grosor de medio dedo, todavía con un punto farináceo suave, y tiene un excelente caldo para los arroces. En cambio el meloso, es otra historia, hay días que lo borda (como el día que voy a comentar) y días que es un arroz caldoso con la decepción (y a veces, mala leche) que eso supone.

Sobre arroz seco, hay 2 que son especialmente buenos, uno es el de puerro y sepionet, sí, como lo leéis, puerro, pero le da un sabor muy especial y está muy rico y además barato, y el otro es el de langostino, ortiga de mar, espardenya y dátil de mar, este es ya bastante más caro, pero esta sabrosísimo, es un compendio de mar en la boca realmente espectacular.

Yendo al último día que fui, lo que pedimos (una vez más iba con mi padre) fueron 2 entrantes, que fueron navajas y pulpo, y como arroz un meloso de carabinero.

Sobre las navajas, decir que estaban perfectas, navaja de playa, limpia, hechas en cazuela y con ajo, muy sabrosas.


El pulpo, estaba bien, pero demasiado hecho para mi gusto. Aunque no quedó ni media ventosa...


Sobre el arroz, he de decir que en esta ocasión, fue excelente, y compensó con creces la mala experiencia anterior con el arroz meloso con carabinero que pedí, y que de meloso no tenía absolutamente nada. Aún así, tenía un exceso de caldo, pero fue algo superfluo, porque de sabor y punto de arroz era un auténtico placer, el mejor que he comido en este restaurante con diferencia. Y se comprobó en que no quedó absolutamente nada en la cazuela y que no fuimos capaces de hablar de otra cosa que no fuera lo bueno que estaba el arroz.


Como postre, piña natural, que yo estaba muy lleno de los platos de arroz, no hice foto, por no acordarme y tampoco creo que la merezca.

Sobre bodega, muy corta, de hecho no hay carta, te la canta el camarero, en esta ocasión tomamos un Venta Del Puerto Nº12, vino D.O Valencia, no recuerdo añada, pero nos hizo buen papel.

Sobre el servicio, igual que los melosos, tienen días y días, hay veces que te dices que nunca vas a volver por algunas contestaciones, y otras son una gente encantadora, obviamente este comportamiento es directamente proporcional al pleno de la sala, a más gente, más probable que el trato no sea el mejor, y a menos gente, uno se puede sentir como en casa. Por eso recomiendo ir entre semana.

Sobre precio, no es barato, la media es de unos 50€ por cabeza, pero pienso que el seco que hace junto con algunos de sus entrantes clásicos (los boquerones en vinagre con garbanzos son míticos), merecen ser probados al menos una vez.

Un beso para vosotras y un abrazo para vosotros.



2 comentarios:

Jorge dijo...

Esto... sólo un pequeño apunte. Me temo que el Venta del Puerto (que por cierto, tanto el 12 como el 18 a mi me encantan) no son en realidad de Utiel-Requena. Pertenece a la D.O. Valencia, y proceden de la Font de la Figuera.

Un abrazo,

Juan López dijo...

Tienes toda la razón, ha sido un despiste. Gracias por la puntualización. Un abrazo.