martes, 1 de febrero de 2011

Daluan, una experiencia... desagradable

Buenas a todos, retomo las experiencias gastronómicas y lo hago, por desgracia, con una experiencia poco agradable vivida en Morella, en este "famoso" restaurante.

Como se puede leer en el título la aventura no fue de las mejores, pero como siempre, para gustos los colores, así que si a alguno le ha gustado este restaurante, libremente, que lo comente, pero yo no puedo pasar por alto que determinados sitios de cierto renombre vivan de éxito pasado y el cliente se lleve un mal trago.

Esta excursión la hicimos una amiga y yo en el puente de diciembre (como veis llevo cierto retraso con las publicaciones), decidimos pillar coche e ir algo más lejos del Castellón o el Grao, que ya los tengo muy vistos. Informándome por internet y un par de guías que tengo, y leyendo diversas criticas, al restaurante que mejor ponían es a éste, Daluán (www.daluan.es), de él comentan la excelente RCP, y buen hacer de la comida de autor.

Así que allá fuimos, como me despisté, reservamos el mismo día, y ya por ahí empezaron los problemas, pues quien se puso al teléfono no fue muy cortés que se diga. Conseguimos mesa en la terraza, pero casi como si nos hicieran el favor de nuestra vida, al llegar a Morella, fuimos a buscar el restaurante, vimos el cartel de que en el restaurante no había sitio, pero no había nadie en recepción, así que subimos a preguntar cual era nuestra mesa y si alguna mesa se había dado de baja y podíamos comer en el salón, pues no nos dio tiempo ni a preguntar, apareció una señora que enseguida nos espetó, "ustedes aquí, NO, ustedes a la terraza", Aseguro, que me faltó el canto de un duro para coger e irme a cualquier bar, pero como lo importante era la comida y un mal día lo tiene cualquiera, pues me aguanté las ganas y nos quedamos.

Nos acompaño el camarero a la terraza, hay que decir que la calle es muy estrecha y con poca luz, así que en invierno hace frío, suerte que hizo sol, y no se notaba tanto, de la terraza decir que tiene un bonito detalle, como son las mantas en las sillas, por si la estufa no es suficiente, te la pones en las piernas, y oye, dan calorcito... Pero a partir de ahí, todo fue de mal en peor.

De inicio, de las estufas solo había encendida una, por que ya había una pareja sentada, pero donde nos pusieron a nosotros, solo uno de los dos recibía el calor, así que le pedimos que por favor encendiera la otra estufa, el camarero lo intento un par de veces, y nos dijo que es que no funcionaba, hasta ahí, vale, uno asume que está estropeada y punto. Como yo soy más caluroso que ella, pues le cambié el sitio y ya esta, pero a lo largo de la comida empecé a pasar frío, resulta que pasado un rato, a nuestro lado se sienta otra pareja y le dicen lo mismo a otro camarero, y de forma inocente le comenté que no insistiera mucho que su compañero me había dicho que no funcionaba, el chaval muy gentilmente me contestó "no se preocupe, lo que pasa es que hay que saber encenderla" y en un par de intentos, estufa funcionando, y yo me pase media comida pasando un frío de tres pares de narices. Otro detalle de la terraza es la música ambiente, la tenían a un volumen que se hacía incómodo estar allí, y como era el aniversario de Lennon, nos tragamos un recopilatorio chill-out de los Beattles...

Esto a nivel de servicio, junto con otros detalles que comentaré después, ahora me centraré en la comida.

De inicio la carta ya es corta, pero es que hubo un par de paltos que no tenían (llegamos a las 14:00h para comer), entiendo que quizá el día anterior se les pudo acabar, pero al menos que te avisen al principio de lo que hay o de lo que no hay, pero no hagas que la gente piense que quiere para luego decirte que de eso ya no queda y vuelta a empezar. 

Así pues, los entrantes fueron, huevo moldeado con crema de foie y trufa, sobre el papel suena excelente, pero sobre la mesa es otra historia, plato frío como el tiempo, sin sabor de la trufa y foie imperceptible, sólo se salva la yema del huevo y por que podías mojar pan, que si no, ni eso.


De segundo entrante, carpaccio de ciervo, como siempre, los carpaccio se caracterizan por la calidad de la carne, en este caso, he de decir que fue el mejor plato con inmensa diferencia, buena carne, y bien los frutos secos y el vinagre Módena, pero tampoco para lanzar cohetes.


Como platos principales, yo pedí magret de pato  y ella ternera en "meloso", una vez más platos fríos, el pato, demasiado hecho, aunque aún se podía comer, y de la ternera, tres cuartos de lo mismo.



Como postres, strudel de manzana, que fue un auténtico desastre, mucha masa de hojaldre, bañada en la crema de turrón y helado de canela, que lo ablandaba aún más, y adivinad, FRIO. Y el sorbete con crema de castaña, y eso es lo que fue, una castaña de postre, pues le preguntamos, si el sorbete era líquido o de cuchara, por que lo quería líquido, el camarero (el mismo que no podía encender la estufa) nos dijo que era líquido, y como era el sorbete?, de cuchara. vamos, demencial. Y de sabor, pues normal, pasa sin pena ni gloria.



En lo que respecta a bodega, me pareció corta, y ninguno de los vinos de la carta me convencía, quizá por ignorancia de la mayoría de ellos, así que no puedo opinar de este tema. Así que opté por cerveza, y como estaba?, CALIENTE!!!.

La verdad es que no sé como calificarlo, lo bueno fue que nos reímos mucho con cada metedura de pata, nos reímos por no llorar, pero de verdad, que fue un desastre tras otro. Para mí, es el ejemplo del quiero y no puedo, quiero ofrecer una comida de alta calidad a un precio de restaurante normalito (26 euros por cabeza), y eso por desgracia, no es posible, o una cosa o la otra, aún así, esto es mejor que los restaurantes que te cobran como alta cocina y luego son normalitos... Lo que si han de mejorar, es el trato al cliente, fue realmente nefasto.

Yo, personalmente, no volveré al Daluan, por que aunque el precio sea ese, consiguieron que me pareciera caro para lo que recibí.

Un inciso, otro restaurante de Morella al que no volveré es Casa Roque, fui hace 3 años, y solo recuerdo que no comí muy bien (platos típicos morellanos) y a un precio exagerado, salones grandes y ruidosos... creo que Morella y yo, no nos llevamos bien gastronómicamente hablando.

Espero encontrar un hueco pronto para volver a publicar, he de comentar restaurantes como Selma Junior y La cuina de Fernando en Castellón, Regentamar y El torreón en Burriana, Peixes y Brases en Denia, Nou Manolín en Alicante... poco a poco.

Un beso para vosotras y un abrazo para vosotros.







7 comentarios:

Restaurante Casa Roque dijo...

Siento mucho que no le gustara la comida en Casa Roque, tomamos nota para poder mejorar. Muchas gracias.

Juan López dijo...

Me honra el que hayáis leido mi blog, y al mismo tiempo os honra a vosotros el que estéis al tanto de lo que se publica de vosotros en este mundo tan amplio que es internet, demuestra vuestro interés por vuestro negocio y por mejorarlo. Como digo en mi comentario, el juicio es de hace 3 años, y sin poder especificar como hago de otros locales, en los que si hago registro detallado de mi opinión. Aunque me reitero en mi experiencia vivida en esa ocasión.

Gracias por vuestra atención.

marijo dijo...

Hola Juan, pues si que tienes mala suerte en Daluan, yo he comido 3 veces y este agosto repito y siempre me han tratado super bien, ademas no se si cuando tu fuiste estaba el menu de Jornadas de la trufa, es expectacular, te recomiendo eso si que reserves con tiempo y le des otra oportunidad (pidiendo menu de la trufa)

Juan López dijo...

Gracias Marijo por tu comentario, lo tendré en cuenta, y dar una nueva oportunidad nunca está de más. Espero que si repito experiencia salga igual de contento que te ha pasado a ti. Y por descontado que lo publicaré para desdecirme de mi desagradable experiencia. Gracias por leer mi blog.

almolo dijo...

Hola, es una pena que hayas tenido esa experiencia, en un gran restaurante como es Daluán, en el que he estado unas 10 veces y siempre he salido contento.
Me da la impresión (igual me equivoco) y te lo digo por experiencia propia, que el hecho de que la acogida en la sala no fuera buena, puede determinarte negativamente en el resto de la comida y estar especialmente sensible a partir de ese momento, viendo cosas negativas en todo y por lo tanto, resultado muy difícil ser objetivo.
Es la conclusión que saco de tu comentario. Repito, puedo estar equivocado, pero teniendo en cuenta las numerosas veces que he estado en Daluán y que todas han sido mas que satisfactorias, es la impresión que me dá.
Probablemente si no hubiera ocurrido el incidente del principio, hubieras visto las cosas de otra forma.
Un saludo

Juan López dijo...

Gracias Almolo por comentar, no te quito razón en que el empezar con mal pie predispusiera a ser más crítico con la comida, aun así, procuro ser lo más objetivo posible. Pero no voy a negar, que si tanta gente está contenta, tendré que darle una segunda oportunidad, pues un mal día lo tiene cualquiera. Pero es que aquel fue un muy mal día.

Nuevamente gracias por leer y participar en el blog.

Un saludo.

Juan Cristian Lopez Helbenso dijo...

Este es de esos artículos que revisados con los años te das cuenta de lo ignorante que eres, al menos en lo que crítica escrita se refiere. No dejan de llegarme buenas críticas sobre la cocina de Avelino, y sé que tengo la cuenta pendiente de volver. A pesar de que aquel día no fue el mejor, mal por mi parte escribir así sin haberlo visitado más veces.