martes, 1 de noviembre de 2011

Arrop, grandes candidatos a marcar una época (CERRADO)

Buenas a todos, el blog Buengustoclubsocial cumple su primer año y para esta ocasión voy a comentar el restaurante Arrop (C/Almirante 14, Valencia. Tlf: 963155287).

El hecho de que fuera a este restaurante en Valencia, no era otro que celebrar mi cumpleaños (32 años y subiendo por muchos más, espero...). Y lo escogí por recomendación de un amigo, que me dijo que tenía muchas ganas de ir porqué conoce a Ricard Camarena (propietario y cocinero jefe) y de él dice que técnicamente es un fuera de serie. Así que utilicé mi cumpleaños como excusa para darme este lujo.

Reservé con pocos días de antelación vía on-line para mí, y así poder explicar que quería un menú degustación largo y con maridaje, pues a veces, para un único comensal no lo hacen. Así me aseguraba que si me decían que no, me buscaba una alternativa. Pero no hizo falta, me confirmaron la mesa ese mismo dia vía SMS y e-mail.

Llegar se hace un poco difícil si no eres de Valencia, y además la calle está en obras y es estrecha, y lo último que te esperas es encontrarte este restaurante en una calle así. Y la verdad, es que el contraste impacta, entre edificios en reformas, la estrechez de la calle y la zona, te encuentras una entrada moderna con cristalera, con unas escaleras que te llevan a un semisótano.

Al entrar, te reciben amablemente y el local sorprende aún más, pues parte de las paredes son la piedra de edificio del siglo XVI-XVII, y por otro lado te encuentras la cava, que va de techo a suelo, cristales ahumado que dejan ver las botellas si te acercas lo suficiente, incrustado en las paredes de la cava hay paneles de LCD en las que salen vídeos del propio Ricard Camarena. Al pasar el arco te encuentras con el salón, un salón amplio y diáfano, que transmite tranquilidad, no necesita más decoración.


Tras acomodarme, vino el jefe de sala, primero a felicitarme por mi cumpleaños, y después a explicarme como iba a funcionar la comida, tal y como solicité, menú largo de 11 platos más petit four, con su maridaje asociado, que constaba de 8 vinos (lamento mucho no haberlos apuntado, solo recuerdo un par de ellos y al servirlos en copas, no tenia sentido hacerle foto, como apunte, he de decir que cuadraron muy bien, en sumilleria hay que darles un 10).

1. Aperitivo:

Rábano picante en cebiche, el ácido del cebiche con el picante del rábano, hace de este bocado algo fresco y que invita a pegar el primer trago para acomodarlo, con esto no quiero decir que fuera excesivo, lo considero en su punto, pero se potencia con el fino que me sirvieron de inicio.

Empanadilla de bonito y tomate, buen crujiente y sabores presentes, nada de acidez por parte del tomate, otro buen bocado de inicio


Corteza de cerdo con crema de seta, realmente no soy amante de la corteza de cerdo, pero esta era muy suave y ese punto graso iba bien con el fresco de la crema de seta.

Corte de foie, un sabor graso y fresco antes de empezar con el menú.


2- Brandada de Bacalao: Plato suave al gusto, se deshace en boca, y que tiene el sabor del bacalao siempre presente, impacta la conjunción con el plato!!!.



3. Anchoa del cantábrico con tomaca de penjar y rúcula. Uno de los más sorprendentes, tanto por cromático como por sabor, la potencia ácida del tomate se conjuga de maravilla con el ahumado de la anchoa, de buen tamaño todo sea dicho.



4. Carpaccio de champiñones con jugo de pollo a l´ast y limón. Preciosa presentación, y el jugo en crema del pollo, transmite el mismo sabor del pollo de siempre. Sorprende que se utilice un ingrediente como el champiñón. Para maridar fue un blanco francés, que como explicaba al principio no recuerdo.



5. Tataki de bonito con cremoso de judias verdes y yogur de piñones. Y va in crecendo, muy jugoso el tataki, picante de washabi y que se suaviza con el yogur de piñones. Llama la atención como de combinar estos ingredientes, sale algo tan llamativo. 



6. Ensalada de caballa y sésamo. Frescor llevado al máximo, tanto por la caballa como por la verdura y el jugo avinagrado de la salsa de la ensalada, pero muy bien con la untosidad grasa del pescado.



7. Sopa de chipirones levemente picante. Para mí, este es el mejor de todos, los chipirones en su punto y la sopa con un picante perfecto, si le sumas la presentación, sólo decir que es de 10. Plato inmejorable.



8. Arroz de sardinas al espeto. Y seguimos con productos del mar, la sardina al espeto con un ahumado muy suave, junto con el arroz en su punto, es un buen plato que aporta un poco de plenitud por el arroz.



9. Serviola con tallarines aliñados de nabo. Me encanta el punto que se consigue en el pescado, se ve en la foto. La grasa del pescado va de lujo con el nabo. Las huevas son de pez espada.



10. Costilla de cordero con apio especiado y limón. Y se hizo de rogar el plato de carne, pero llegó, trabajo a baja temperatura, y aromatizado, se deshace en boca y es un placer dejar que se deshaga. Combinado con el apio, mezcla difícilmente mejorable.



11. Calabaza asada con yogur y gengibre. Para suavizar "tanta" grasa y limpiar boca, 2 postres, este el primero, suave yogur, que le da protagonismo al jengibre y la calabaza.



12. Tarta hojaldrada de limón. Y aquí llega el final del menú, tarta pasada por el nitrógeno, que al bocado se nota como se deshiela en boca, un efecto que nunca había probado antes, y potencia el sabor del limón.


Tras el menú, vino el café y la copa, se agradece el detalle de la invitación a la 2ª copa, buena carta de licores, la mayoría de ellos para tomarlos solos, sin ni siquiera hielo. Yo, en mi caso, whisky Glenrothes del 93, que entraba sin sentir.

Tras terminar, me ofrecieron la oportunidad de visitar la cocina y conocer a Camarena, lo que fue todo un placer. Fue de lo más amable y me explicó por encima como funcionaban en cocina.

Como homenaje al personal, y agradecerles el excelente trato que me dieron, quise inmortalizarlos para así dedicarles un hueco en este artículo. Pues no olvidemos que son ellos quienes dan la cara al cliente y quienes llevan el peso de la sala y de que todo salga a su tiempo.

Desde aquí, MUCHAS GRACIAS por hacer que mi cumpleaños fuera aún más especial.




Aunque de boca de ellos mismos, piensan que aún les queda camino para la 2ª estrella Michelín, no dudo en ningún momento que si siguen trabajando de esta forma, la conseguirán, si no el año que viene, el próximo. Y espero tener la oportunidad de repetir para cuando llegue ese momento.

Mi más sincera enhorabuena por el trabajo que se realiza en esta casa.

Hasta aquí, mi experiencia en Arrop, un lugar que si tenéis oportunidad y el dinero (no diré el precio porque es un regalo que me hice a mi mismo, y dicen que es de mala educación decir esas cosas, pero en la web podéis ver los precios de carta, menús degustación y los vinos). No os arrepentiréis.

Un beso para vosotras y un abrazo para vosotros.






1 comentario:

Juan López dijo...

Ricard Camarena emprende un nuevo proyecto desligado de Arrop. Desde aquí, le deseo la mejor de las suertes a él y a todo su equipo, seguro que en breve estará de nuevo en lo más alto.