martes, 10 de abril de 2012

Tram-Tram, explosión de tranquilidad y sabor.

Buenas a todos.

Tras la excursión a Capçanes y Cambrils, me tocaba al día siguiente coger un tren a Barcelona con ocasión del Musical del Vi que organiza VilaVinateca cada 2 años en la Llotja del Mar de la ciudad. Y ya que parábamos 2 días, Modesto se encargó de reservar en un restaurante del que él guardaba muy buenos recuerdos. Y este restaurante es Tram-Tram (C/Major de Sarria 121, tlf: 932048518, web: www.tram-tram.com).

El restaurante está en la zona alta de Barcelona en el barrio de Sarriá. Y aunque antes no abrían domingo, desde hace un tiempo han ampliado su horario y también abren este día de la semana a mediodía, condicionándolo a una carta exclusiva de domingo. Y aunque es una carta exclusiva, es bastante extensa. Lo que no hay es un menú degustación para este día, así que nos lo configuramos nosotros a nuestro gusto.

Como hacía un día espectacular elegimos comer en la terraza, y es la mejor opción que pudimos tomar, se respira una gran tranquilidad  y nada mejor para una comida así que estar en un buen ambiente.



Lo que se nos ocurrió ir pidiendo y en parte con la ayuda de la jefa de sala, Reyes Lizán, fue lo siguiente.

1. Gambas con alcachofa en diferentes texturas: un muy buen inicio de menú, las gambas con una cocción muy baja que hacia que se deshicieran en la boca y con toda la potencia del sabor, y con las alcachofas en crema, chip... cuadraban de lujo



2. Parmentier con huevo a baja temperatura y trufa negra: otro plato excelente, sabroso y potente, marcado el aroma de la trufa.



3. Rape con tiras de sepia y verdura: buena cocción del pescado, y las tiras de sepia con un buen tostado hacían una buena pareja.



4. Canelón de la "abuela": Otro gran plato, una bechamel también con trufa y la carne de faisán y el foie del relleno del canelón superan de largo muchos de los que he probado.



5. Callos: Impresionantes, con una buena carga de picante, la untosidad del callo, y con el acompañamiento de un buen pan (por cierto, el servicio de pan muy bueno) para rebañar hicieron de este plato un final excelente para los platos fuertes previos al postre.



6. Hojaldre de fresas silvestres: un punto dulce para terminar, muy bien trabajada la base, y muy buenas las fresas. Buen final de menú.



Para beber pedimos Emilio Rojo 2007, Ribeiro, que fue de maravilla para los primeros platos, y para los platos más potentes cambiamos a copas de tinto, en este caso, L´Equilibrista DO Cataluña, que también hizo su función.

Como apunte os voy a dejar un enlace del programa En Clau de Vi de la cadena catalana TV3 en el que entrevistan a Emilio Rojo, un personaje excéntrico pero de ideas claras. La entrevista está en castellano y no tiene desperdicio. Y Josep Roca (Celler Can Roca) nos explica muy bien las características de su vino.

Entrevista a Emilio Rojo (haced click aquí)

Fue una comida excelente además con amigos como Modesto y Roger, lo que hizo que a parte de hablar de comida y vino fueron saliendo anécdotas, sobretodo por parte de Roger, que hizo que nos estuviéramos riendo toda la comida, así que poco más se podía pedir a un día así.

Al final salimos por cerca de 100€ por cabeza, aunque es un precio quizá elevado, los sabores y el lugar merecen la pena, buen trabajo el de Isidre Soler. Si bien es cierto que gran parte del gasto se lo llevó el vino, que en carta está a un precio algo alto. Así que si se cuida este aspecto podéis disfrutar de un maravilloso restaurante en el centro de Barcelona.

Un beso para vosotras y un abrazo para vosotros.




2 comentarios:

ROGER dijo...

Juanito fue un finde de lujo en una compañía de 10. Un abracete
pd: las fotos te han quedado genial.

Juan López dijo...

Gracias, aunque seguro que las tuyas son mucho mejores, con el pedazo cámara que tienes. Fue un buen fin de semana, la verdad que sí. Ahora quien lea este post, si clica en tu nombre enlaza a tu web. Un abrazo.